100_2109

Camino de Santiago, la metáfora de la vida

Vivir de emociones intensas,latidos que se escuchan en diferentes lugares,pasos que levantan el polvo del camino… así comienza mi historia del Camino de Santiago.
No puedo recordar en que momento exacto decidí hacerlo pero sí que lo tenía claro, que necesitaba volver a retarme una vez más, apartar las dudas de mi vida y estar en la naturaleza donde libero mi pequeña cajita del perdón, del olvido, de la nostalgia, del miedo, de la alegría…

Semanas antes de irme estaba lesionada con un esguince de tobillo, y a veces los dolores me impedían entrenar, pero esperaba paciente a su recuperación. Sabía que si ponía todas mis ganas saldría una vez más porque no podía ser de otra manera. Lo había soñado, estaba en mi corazón y el mío jamás se para. Poco a poco me fui recuperando y los días se acercaban, de nuevo me enfrentaría a los lestrigones, a los ogros y una vez más vencería, el secreto era fácil, Creer en mí.

Previo a mi camino, me fui unos días a desconectar con una gran amiga, a recorrer ciudades con una mochila vieja y varias medallas para regalar a aquellas personas que nos emocionase, tener conversaciones interminables que después cada una pensaría en sus momentos de soledad.

100_1928 (2)

Llegó la hora de despedirme y emprender mi viaje hacia TUI, el inicio de las flechas amarillas, conchas en la pared y mil y una historia de personas de todo el mundo que por un motivo diferente deciden llegar a Santiago de Compostela, pero eso queda para ellos.
En el autobús imaginaba como sería, y de repente dije: ¿Qué haces? Eso no es la vida, será como tenga que ser, no esperes y recibirás mucho. Al bajarme un precioso pueblo, lleno de historia se mostraba ante mí. Suspiré y con mi mejor sonrisa pregunté por el hostal.
Esa noche sabía que debía dormir pero estaba como un niño previo a los reyes, ansiosa y con ganas de sellar la credencial con el día 15 de Agosto, para mí una fecha especial por muchas razones pero si me lo permitís me lo reservo.

20140815_092219

PRIMERA ETAPA TUI-PORRIÑO- REDONDELA “No valoramos la belleza de la cotidianidad hasta que la perdemos”
Vestida con mis mejores galas, desayuné temprano, y con el estomago un poco cerrado, quizás nunca supere esos nervios previos pero sinceramente, me encanta sentirlos. Hay quien dice que si no tienes cierto respeto el reto no es lo suficientemente grande…
Todos los inicios cuestan, adaptarte al peso de la mochila, el ritmo, vas intentando absorber cada detalle y piensas ¿sólo llevo una hora? Y ves escrito 107km, entonces es cuando debes cambiar completamente el pensamiento porque si no, no continúas y tiras la toalla. Estos pensamientos son los mismo que aparecen en tu vida diaria, porque cada día nos colocamos en un cajón de salida, solo cambia el contexto y las personas.
La naturaleza como siempre me hacía parar segundos para absorber el momento que nunca olvidas, increíble cuando el sol se filtra, los arroyos corren libremente o ese olor a veces a fruta, a tierra mojada… Tocar las hojas, sentir el frío del agua, mirar a los rayos de sol … Momentos que provocan sensaciones y latidos de corazón.
Por causalidad me crucé con un señor que estaba entrenando, le sorprendió que estuviera haciendo el camino corriendo y sola, así pues como buen padre que es, decidió acompañarme unos kilómetros. Cambiamos carretera por senderos, haciendo el camino antiguo y las horas pasaron rápidas. Hablábamos de nuestras vidas, las dos truncadas por lo más importante, el amor, sin añadir etiquetas de nada y unidas por nuestra pasión, el deporte.
Me hizo pensar en la soledad, en el valor a lo cotidiano que a veces no damos, en el conformismo y sobre todo en la bondad de las personas cuando han perdido todo lo material y descubren que lo realmente importante está el interior, entonces comienzas a dar desde el corazón.
Seguí avanzando y por fin llegué a Rendondela, primera etapa terminada y con lágrimas en los ojos, recibí una foto de mis padres celebrando que había superado la primera parte y rompí a llorar. Pensé al verla en tantos momentos compartidos al lado de ellos, batallas que me han visto ganar y ser derrotada, pero jamás pierden la fe en mí.
20140815_141006

SEGUNDO DÍA REDONDELA- PONTEVEDRA- CALDAS DE REIS “Busca tu propia felicidad, crea tu camino”
Me levanté con dolores en las piernas, y la pregunta que asaltó mi mente fue ¿Cómo correr hoy 42Km?. Entonces tuve que echar la vista atrás y recordar todo lo que he sido capaz de hacer para disipar la inseguridad. Te colocas la mochila y al salir sientes ese frescor en la cara que te despierta y el silencio de la mañana se impregna en ti.
Conocí a una chica de una dulzura que solo en los niños pequeños encuentras, estaba librando su propia guerra interior. Tomar un café con ella y ser confidentes de nuestras vidas son experiencias que encuentras en el camino. Quizás no vuelvas a ver a esa persona pero está claro que deja su sello en ti. Me fui pensativa, analizando lo hablado y sintiendo que las personas somos tan bellas cuando abrimos nuestra alma al mundo… Gracias Silvia por recordarme que uno de los motivos por los que estaba allí era porque estaba siguiendo mi intuición.
Cada día intento repetirme que la vida es el Ahora, que no lo que no vives hoy jamás vuelve y seguir lo que dicta tu corazón te llevará por caminos difíciles pero siempre acabarás haciendo lo que verdaderamente sientes.
Avancé con los kilómetros, a veces las subidas eran entre bosques frondosos y otros el calor era mi compañero de viaje, pero no importaba porque mi corazón ese día ardía de una manera diferente, comenzaba a comprender y escucharme mis pasos. Veía a peregrinos andar lentos, otros en silencio y otros sonriendo como una pareja que encontré, Belen y Tony. Me dieron la oportunidad de conocerlos, y ver otra parte más del camino reflejados en ellos, el amor.

20140816_115606

Llegar a Pontevedra será algo que nunca olvide, de repente se oía una melodía que marcó mi vida durante mucho tiempo, a lo lejos un violín cargado de emociones tocaba el “Adagio de albinoni” y sin poder evitarlo dejé en esa plaza una parte de mis recuerdos, y entre ellos el perdón.
Segunda etapa terminada en Caldas de Reis, exhausta de calor, de dolor de hombros por el peso de la mochila y aunque las piernas estaban bien, mis pies pedían a gritos un descanso.
La tarde pasó lenta,tranquila bañándome en termas naturales y tumbada en un jardín de bambú.. sólo quería el silencio

TERCER DÍA CALDAS DE REIS- PADRÓN- SANTIAGO “En las puertas de Santiago de Compostela”
Comienza el día y una paz se adentra en tu interior, ya estás a ese paso de alcanzar un reto soñado, de finalizar días de liberar lastres, aceptar y pensar en tu vida. Escribí a mi familia, y aunque les hubiera dicho muchas muchas cosas, solo pude expresarles Os Quiero. Avancé sin pensar en kilómetros en mis piernas, o en el dolor de las heridas de la espalda, la meta estaba cerca y ese día, me sentía pletórica. Me cruzaba con grupos de ciclistas, que me mostraron admiración de hacer el camino corriendo. Nos animábamos mutuamente y entre risas los kilómetros se hacían a veces más cortos.
El calor ese día se hizo latente desde el principio y la fatiga en los últimos 10 km me recordaron que la vida no es un camino de rosas y estaba ahí porque así lo había decidido.

100_2186

Me quedaban 4km, y a lo lejos vi Santiago, aun me ahoga la emoción cuando lo recuerdo. Cerré los ojos, y simplemente abrí el alma, mis oídos trajeron de nuevo voces de personas que ya no están, gracias abuela por acompañarme siempre, imágenes que piensas que están en el olvido, sabores de emociones fuertes, .. solo aquel que alguna vez alcanza una “cima” entiende que se siente… Lloré porque ya lo había conseguido, al pensar que muchas personas no pueden y me es imposible describirlo mejor, lloré por aquellos que viven un infierno y por aquellos que no quieren cambiar su vida por sus miedos… simplemente renació en mí, el último kilómetro de la Marathon Des Sables… No creo en lo imposible, solo en lo posible.

20140817_200827

Entré en Santiago y frente a la catedral me senté, llamé a casa y dije. “Lo conseguí”.
Gracias por vuestros mensajes de apoyo, sois increíbles y gracias por creer en los sueños…

Aquí terminó un reto, y el inicio de otro, volví a dar un nuevo paso en mi vida y como siempre ocurre, algo cambió en mí.

1 comentario

  1. jesusContestar

    felicidades guapa¡¡¡¡ gracias por abrirme el abanico, y hacerme ver que puedo participar en duatlones y triatlones. te queremos. Isa y jesus.

Deja un comentario