AC314171

Limpiar heridas, sacudirme el polvo y reflexionar…

“Un guerrero de la luz respeta la principal enseñanza de I Ching: “La perseverancia es favorable”.
Él sabe que la perseverancia no tiene nada que ver con la insistencia. Existen épocas en la que los combates se prologan más allá de lo necesario, agotando sus fuerzas y debilitando su entusiasmo.
En estos momentos, el guerrero reflexiona: “Una guerra prolongada termina también destruyendo la victoria”.Entonces retira sus fuerzas del campo de batalla y se concede una tregua. Persevera en su voluntad pero sabe esperar el mejor momento para un nuevo ataque.
Un guerrero siempre retorna a la lucha. Pero nunca lo hace por obstinación, sino porque nota el cambio en el tiempo”
. Manual del Guerrero de la Luz, Paulo Cohelo

Nunca escribo una crónica de puntos de control, de avituallamientos o kilómetros de piedra, me gusta escribir sobre lo aprendido en cada carrera y mi manera de vivirlo. Es curioso como las experiencias derriban a veces ideas que tenemos y como nos toca asimilar las nuevas que se nos presenta.
El ser humano tiene la costumbre de dar por hecho verdades absolutas que jamás cambiará pero la vida es un continuo devenir, y si estás atento y dejando el alma abierta descubrirás que te ofrece cada día la posibilidad de cambiar.
alpandeirea1
La carrera de Alpandeire para mí ha sido un momento de limpiar heridas, sacudirme el polvo y reflexionar. Comenzamos a las 9.30 en ese pueblo precioso, rodeado de montañas donde viven pocas personas y son unas privilegiadas de levantarse cada día y sentir la naturaleza que siempre florece. De nuevo nervios, adrenalina, emoción, abrazar a tu compañero, chocar manos ….Salimos a correr y a los 100 metros me ví en el suelo y una persona levantándome, con unos ojos increíbles que me miraban preocupados. Me sacudí y continué, aunque las rodillas sangraban y el dolor en el tobillo era considerable decidí seguir, pensando que el dolor cesaría. Avanzaba y aguantaba como podía cuando tocaba alguna bajada pero cada vez era peor. En ocasiones nos dejamos dominar por nuestros egos absurdos e ideas preconcebidas y pensamos que parar, no es para nosotr@s. En el kilómetro once, la inflamación era excesiva y me tocó pensar de verdad. ¿Qué deseaba verdaderamente? ¿Por qué estaba allí? ¿Que era para mí el correr? Estaba haciendo todo lo contrario a lo que mi cuerpo y corazón pedía, destrozándolo sin disfrutar de lo que es un regalo en mi día a día. Hubiera aguantado más kilómetros soportando ese dolor pero no habría conseguido nada. En ese momento no era una guerrera sino una persona inconsciente, que perdía la visión de sonreír en cada momento, de sentirse bien con lo que hace.

Al retirarme sentí un nudo en la garganta pero recordé que alguien me dijo: “En las carreras que más he aprendido son aquellas que no he terminado”. Y es cierto, he aprendido mucho y también me ha colocado en mi sitio. No somos súper héroes y no somos mejores por llevar el cuerpo hasta la extenuación, no somos grandes deportistas por lucir dorsales peleados con dolores innecesarios.. somos personas que amamos la naturaleza, el respeto por los demás y sobre todo por nosotros mismos. Si cuidamos nuestra mente, cuidemos nuestro cuerpo y sintamos que somos un todo, al que hay que mimar.

Esperé sentada en una cuesta a mi compañero de eterna sonrisa y mientras hablaba con una chica encantadora, pasaban much@s con cara de sufrimiento pero en sus ojos aún había ganas de apretar. En esos momentos te mueve la envidia sana pero por otro lado ves que nunca habría llegado así sino arrastrándome y sintiendo que era todo un infierno.

El 31 de Mayo me curé heridas, acepté que la vida se ganaba con inteligencia, que el sufrimiento va con el deporte cuando aún ves el sentido de lo que haces y que una retirada a tiempo es una gran victoria.

Gracias a todos por vuestro apoyo en la cercanía y en la distancia, gracias a mi familia y amig@s que siempre están para ofrecerme sus manos y gracias Migue por regalarme lo mejor de tí para que mi sonrisa no se borrara.
Ahora estoy con un pie escayolado pero ¿sabéis que digo hoy? Música y arriba porque somos nuestros pasos, mi caminar siempre sonará con alegría.foto_proyecto

4 comentarios

  1. MrSquareContestar

    Te he visto mutar de mujer a princesa y de princesa a guerrera, pero estos días de aprendizaje y limpiarse la heridas te acercas a Titánides, no por la heroicidad de a lo que te enfrentas, que me llena de orgullo desde que comparto camino a tu lado, sino por la capacidad de sentir lo que haces y de inspirar a los demás #SomosNuestrosPasos

  2. XesuContestar

    Buenos días, te sigo desde que me enteré que ibas a cumplir uno de mis sueños, correr Transvulcania, eso quizás antes de descubrir Maratoia Zegama. Esta es la primera vez que me atrevo a escribirte y será la primera vez que suelte todo lo que llevo dentro desde hace meses, quizás porque me he sentido totalmente identificado con lo que has escrito.

    Somos lo que hacemos, yo no soy de ganar carreras, eso ya se encargan mis hermanos o el pequeño de ellos que es un crack en atletismo, yo soy de los de atrás, de los que corremos por gusto, por sentirnos libres. Hasta ahora desde que corro, hace ya un par de años, no me he retirado de ninguna prueba, lo máximo que he realizado hasta ahora es medias maratones y algun trail de 22 km. Hace 32 años a mi me madre le dijeron que lo mejor que podía hacer por su hijo es comprarle unas muletas o una silla de ruedas, porque no andaría o le costaría mucho. Cuando corri hace dos años la Media Maratón Bahía de Cádiz y crucé por fin la meta en 1 hora y 44 minutos, creo que grité de rabia, rebenté por dentro porque me habia demostrado a mi mismo que todo era posible y, a ese ‘profesional de la medicina’ estuviera donde estuviera que se habia equivocado. En un principio lo hice por gusto y te puedo asegurar que toda la carrera la hice por gusto, pero quizás ese kilómetro final era por mi madre, se lo había ganado a pulso. Ahora las molestias en la cadera y la sobrecarga en el pié izquierdo (tengo una parálisis parcial en la pierna izquierda y una diferencia de unos 3 centímetros que afecta a la cadera) con los años andan pasando factura, y sólo por ahora me dedico a correr carreras de 10 km como múcho, el domingo pasado una de 8`5km, típicas carreras populares. Te digo que me siento identificado, porque sé que podría correr mas kilómetros y más y más carreras, pero no las disfrutaría, no sería ese chico que durante la carrera y todos los kilómetros va sonriendo, va haciendo comentarios ‘jocosos’, y hasta Agosto que me hagan un estudio completo no tomaremos una decisión.

    Lo único que sé es que volveré y que tarde o temprano cumpliré mi sueño ir a Transvulcania.

    Espero que te recuperes pronto y retomes tu camino, esto sólo es un parón, un aplazamiento, pero volverás a disfrutar como la que más realizando lo que más te gusta amar corriendo. ÁNIMO estamos contigo ;)

    PD: Me gustaría ponerme en contacto contigo para que en un futuro me cuentes tu preparación para Transvulcania, material, clíma, etc… siempre que lo desees. Tienes mi email, perdona que te ‘tutee’ GRACIAS.

  3. La Princesa del DesiertoContestar

    Querido Jesús
    Con tus palabras me has tocado el alma, gracias por escribir y ser un ejemplo para Mí de superación, de perseverancia, de entrega. No sé como explicarte lo que he sentido al leerte pero créeme que las lágrimas de emoción estaban presentes. Existen los que corren con las piernas, tú corres con el alma y eso hará que nunca tengas límites porque cuando tus piernas flaqueen como todos, tendrás una fuerza mayor que te ayudará a seguir. Sigue soñando y luchando por lo que amas, y sobre todo No pierdas la sonrisa. Gracias por no creer en los que no saben que el motor del ser humano es el corazón.
    Por supuesto que te ayudaré a que cruces la meta de la Transvulcania con los brazos en alto, la mirada al frente y con una gran sonrisa.
    Un besazo

  4. ErnestoContestar

    La pinta del tobillo es preocupante y mas preocupante aún es que a 31personas les guste así , según el feisbu.
    Ahora toca nadar y la bici , que son menos lesivos y meditar sobre las miserias del mundo. Un beso.

Deja un comentario