10733471_10203425611581173_7051976169043943512_o

Marathon Des Sables… un desafío interior

913662_4960993342830_1827712641_o

Ha pasado más de un año desde que saboreé la arena de los miedos, de las alegrías, de la solidaridad, de la lucha más titánica que una persona puede tener con uno mismo pero aún puedo sentir su calor que invade mis venas, y el sabor del té dulce en mis labios entre risas de hermanos.

Recuerdo el momento que decidí lanzarme a hacerlo, estaba tumbada en una camilla con un dolor de rodillas increíble después de haber corrido 100km y pensé: después de esto ¿que existe?… Marathon des Sables, y es que sólo pronunciarlo aquello que lo hemos vivido podemos parar un segundo nuestras vidas y recordar alguna imagen que sabemos que nunca se olvidará, alguien derrotado, una carcajada en mitad de la nada, un atardecer mientras ves a niños jugando al fútbol, una sonrisa de una nacionalidad diferente y un beso espontáneo de alguna persona que en ese momento necesita a amar.

544470_4855406503225_1934891675_n

Sables fue un camino tan largo y a veces tan fatigado, que no existía momentos que no anhelase estar allí alejada de todo porque los días se me hacían demasiado eternos. El cansancio se apoderaba de mis ojos y la cuenta atrás me perseguía rápida…Llegaba a casa derrumbada, con ojeras y a veces casi derrotada pero me oponía a decir que estaba Cansada. No podía dejar que la mente superase a mi cuerpo, no debía escuchar a mi peor enemigo “yo misma”, estaba ahí porque yo lo había elegido, esa frase me daba libertad y apagaba las dudas.

Ir a una prueba de este tipo es muy cara el precio que pagas no sólo económico sino  tiempo, dinero, vida es algo que te nace de dentro y no tienes las suficientes palabras para explicarle a tu familia el  deseo de irte a correr lejos con 50º y en autosuficiencia porque lo has soñado con todas tus fuerzas, porque grita en tu corazón, porque necesitas retarte una vez más.

Escribo estas letras con lágrimas que me ahogan de emoción porque fue un camino lleno de instantes preciosos, que me engrandecían e iba guardando cada sensación en una “cajita” que me llevaría conmigo al sáhara. Tengo anécdotas que me hacen reír aún y otras que se quedan para mí, pero lo que si es cierto es que esa suma hizo que mis pies nunca se enterrasen en arenas sin poder avanzar y calmaban los dolores después de cada etapa.

La Haima es un ambiente que no se describe sino se siente, somos desconocidos que en días pasamos a ser como hermanos porque ellos son los únicos que te pueden curar de verdad,  y mimarte. Mi haima era especial, no sólo por su número 13 o el cojín pequeño con un gato negro pintado que llevaba un compañero sino también porque eramos 8 guerreros dispuestos a vivir la experiencia al 100%. Que bello era llegar a aquella tienda, llena de mochilas y de kilómetros de sufrimiento, dormir entre mis hermanos, comer de la misma botella y observarlos. Sentir orgullo de ellos, limpiar sus lágrimas y regalarle una sonrisa en cada amanecer cuando el campamento se ponía en activo. Cada día era algo diferente, quizás porque sentíamos que crecíamos ante aquellos paisajes imponentes que nos colocaban en nuestro sitio y nos devolvían emociones, momentos vividos junto a tus seres queridos y las voces de ellos en un desierto a veces desolador.

479323_4961038623962_1226567711_o

La arena se colaba por nuestras polainas y hacían heridas para algunos causas de abandonos, y es que las ampollas nos dejaban exhaustos a todos los niveles físico y mental, por tener que soportar 40 km con la sensación de tener alfileres clavados en los pies. No importa si corres o andas, si subes mucho los pies o los arrastras porque ese dolor está  en tu cabeza, martilleando constantemente. Pero tu eres fuerte amigo, te repites una y otra vez a tí mismo para seguir venciendo a ese dolor que a veces da tregua.

Cada tarde paseaba después de leer los emails  por el campamento atesorando las imagenes vividas, escribía la crónica y reflexionaba sobre el viaje tan bello que estaba dibujando en mi cuerpo. LLevo marcas del desierto en mi piel que al verla evoco la imagen de curarme mi compañero la espalda y otras marcas, las que duelen de verdad van en interior y esa sólo las descubro cuando necesito vibrar de emoción y  calmar a mis cíclopes y lestrigones.

Los días van pasando y algo va naciendo en tu interior, te levantas diferente, sales de la haima y respira el frescor del amanecer, miras a tu entorno, y ves cansancio, ropas sucia, botellas de agua, mochila, olor a candela y unos ojos te mira con orgullo, con valentía, con coraje, con nostalgia.. son los de tu compañero que sólo reflejan lo que tu corazón lleva dentro. Y sin querer te emocionas porque ese día el café sabe diferente, la barrita está deliciosa y el puñado de frutos secos te quitará el sabor amargo, intentas tragar y no puedes de nervios, última etapa de vida, de agallas, últimos kilómetros de paisajes que te han hecho bajar al infierno y subirte al cielo en el mismo segundo, últimas horas de un sueño que has cumplido tal y como soñaste. ¿Quién te iba a decir que llegarías a Sables?? esa pregunta sonaba en mi cabeza y hubiera parado el tiempo por que no quería que esa batalla terminase, era feliz sin nada. Estaba aprendiendo tanto que a día de hoy cuando quiero perderme allí porque encuentro refugio a este mundo de locos temerosos, me siento en mi cama y huelo el pañuelo que llevaba cada noche con las firmas de mis amigos.

466884_4960968622212_2116064782_o

Última etapa, avanza, corre, sigue, no te detengas, no te rindas, los kilómetros pasan rápido y por fin a los lejos ves ese campamento itinerante que se ha montado durante días para ser ocupado por 52 nacionalidades con más de mil historias. A lo lejos sólo ves un arco y sabes que al cruzarlo nada podrá detenerte, te espera una medalla que al fin y al cabo no deja de ser un trozo de metal porque sientes que lo que realmente te espera es Tu Triunfo. Paso a paso nombro a las personas que hicieron posible mi sueño, nombro a los que no creyeron en mí y también les doy las gracias, me enfado con los que no luchan porque el mundo está en manos de los soñadores, últimos metros “guerrera de tus sueños” ya nada detendrá ese fuego interno que nació contigo.

1264548_10151852846392719_1884797449_o

Beso mi pañuelo y lloro, me abrazo al director de carrera que me coloca la medalla de la 28 edición de la Marathon Des Sables y brota ese torrente de lágrimas puras que ya no están saladas porque la desidratación está latente en mí.

Sables es una experiencia que sacó lo mejor y peor de mí, fueron días de auténtica calma en un lugar donde conocí que el infinito existía al mirar su cielo cada noche, aprendí que la felicidad está en tu interior y sólo se consigue haciendo lo que uno desea sinceramente. En Sables no esperas sino entregas, recibes y abres tu corazón a las personas que te rodean. No es un prueba deportiva, es tu desafío interior colmado de silencios entre dunas y el retumbar de tus timbales.

Ha pasado mucho tiempo y sigo necesitando volver, en ese desierto encontré un gran tesoro que la vida tenía guardado para mí…

14090_4891760612055_721397264_n

4 comentarios

    • La Princesa del DesiertoContestar

      Gracias Óscar. Mucha suerte en esa aventura tan apasionante que te espera,sólo te diré: Vive cada día como algo único. A mí me marcó el antes y después de mi vida. Cada grano de arena que pises será un comienzo y también un final. Disfruta, saborea y sueña mucho en la haima bajo ese manto de estrellas.
      Aquí estoy para cualquier duda, consultas, etc que tengas.
      Un abrazo

  1. gagoContestar

    Gran crónica !! No hay mejor manera de describir que es Sables . A mi gustaría recomendarte una carrera que creo que te llegara al corazón . Se llama el Sahara Marathon . Entra en su web y descubre de que se trata o si no busca en Facebook que estaremos encantados de animarte a que vengas a vivir esa experiencia .
    Un fuerte abrazo Guerrera !!

    • La Princesa del DesiertoContestar

      Gracias David, conozco esa carrera y me encanta pero por fechas me es imposible realizarla sino ten por seguro que estaría en ese cajón de salida y apoyando la causa solidaria.
      Un abrazo y sigamos avanzando para hacer del mundo un lugar más bello para tod@s.

Deja un comentario