1557614_723694017709624_8635732574115402053_n

La Pretoriana… héroes cotidiano

10469898_723693984376294_1784113652575686667_n

A veces necesitamos levantar la vista y mirar más allá de lo que tenemos en frente, a veces debemos quitarnos los auriculares y dejar pasar las palabras de los demás, a veces debemos parar y beber de las personas para descubrir que existen los héroes de verdad, sin máscaras ni trajes apretados que luchan cada día por superarse y con ello nos ayudan a los demás con sus ejemplos. A esos héroes quiero dedicar esta crónica de la carrera, La Pretoriana.
Esta carrera tenía un motivo solidario, una vez más las personas se agrupaban para crear grandes cosas, y es que el ser humano tiene en sus manos la posibilidad de cambiar el mundo. Podríamos ser negativos y decir que no queremos, pero cuando hay personas que dan el paso para conseguirlo, la esperanza nace en el corazón de muchos.
Esta prueba llegó a mí de pura causalidad, no había querido inscribirme porque arrastraba problemas en los huesos de los pies, pero dos días antes hablando con Coco, presidente del Club de Los Jartibles me hizo una propuesta y consiguió que pudiera estar presente como invitada en la charla coloquio, previa a la prueba junto a dos grandes personas y deportistas, Ivan Vivo y Fali Coleta para hablar sobre ultrafondo.

10470175_532845190184569_2731436172060530379_o

 

Fue una charla nacida de mi corazón, escuchaba a mis compañeros hablar de grandes cimas coronadas, pruebas míticas y como sus miradas cambiaban ante cierto nombres porque su mente traía de nuevo experiencias que los marcaron y aprendieron para siempre.Tocó mi turno y decidí que hablase mi corazón que en ese momento antes much@s runners latía fuerte. Podría haber dicho muchas cosas pero solo quería hablar de emociones , que son las que nos marcan en la vida, de lo mucho que sentimos frente a lo que nos ocurre cuando damos ese paso y saltamos a la larga distancia. Sin querer vamos cambiando y la lejanía nos parece lo más cercano que podremos tener , las necesidades van girando y las ansias por volar sobre paisajes escarpados aumentan. Corremos y nos expresamos, cuando el enfado está alojado en nuestro interior deseamos que llegue una bajada tan fuerte que nos vacíe, cuando nos sentimos eufóricos deseamos correr por un prado verde donde los pies se inunden del agua de las últimas lluvia y cuando deseamos solo pensar.. encontramos la gran subida que hará callar y sumirte en los pensamientos.

10356324_10203973909723531_5139265839643743064_n

Llegó la gran mañana, una vez más en el cajón de salida con mi amigo Santi y muchos otros que en ese día se convertirían en algo más que en compañeros. No sé porque ocurre pero cuando compartes kilómetros con personas, donde hablamos de nuestras vidas, sueños, vivencias… todo cambia con respectos a ellas y pasan a tener un nombre que al recordarla sonríes, porque supo entenderte y ofrecerte el agua fresca de su camelbak.

Comenzó la carrera al amanecer y el frescor estaba latente, las conversaciones se iniciaban y el único pensamiento era avanzar para quitarnos los kilómetros antes, temiendo nuestro peor enemigo, la calor.

Antonio una gran persona, llena de bondad, con ganas de vivir estuvo a mi lado durante 70 km ¿como darle las gracias?,¿ como explicarle lo que siento?.. en los momentos duros añoras olores,personas, palabras y cuando alguien consigue borrar todo eso con una sonrisa, sabes que es la persona adecuada para compartir esos momentos contigo. Gracias

Seguimos entre pinares bellos de encanto, de frescor, que pensaré en ellos siempre por lo que sentí. Simplemente pensé en mi madre que llevaba una semana enferma. La palabra Madre, es muy grande pero es que la mía la puedo decir a voz en grito y en mayúsculas. A veces con solo mirarla las lágrimas me brotan y es tanta la pasión que tengo por ella. Apoya mis locuras, me quita los palos y el beso está presente en sus labios. No son besos cualquiera, son dados con todo lo que se puede querer a alguien. Ella entiende que me parió libre, y así continuaré el resto de mis días. Me puse mi música y sonó su canción de Carusso,que bella y la imaginé en la meta esperándome con sus silbidos de fans y su enternecedora locura.

10365931_724107974334895_4918275230325893440_n

Los kilómetros comenzaban a notarse y el calor hacía mella en nuestras piernas, deseábamos llegar a los puntos de control y refrescarnos. Hubo una parte que se hizo bastante crítica porque la sombra no nos acompañaba, así que  me tocó tirar de recursos y pensar en mi vida, y en todo lo que me rodea . No dejo de sorprenderme con la cantidad de personas que generan tantas emociones en mí, pensé en mis amigos que me empujan en cada reto y ponen un motivo en mi vida para vivir, en mi familia que amo, en mi socio que siempre me recuerda lo que buscamos, en personas del pasado y en las que se asoman cada día a la puerta de mi alma.

10620380_10203859404939680_8600167246409704599_o

Antonio seguía animándome y ambos charlábamos para olvidarnos del calor, de repente oímos la voz de Fali que llegó como agua de Mayo.  Juntos comenzamos la recta final de esa prueba, ya solo quedaba apretar dientes y restar kilómetros. Sus historias hicieron que todo pasara más rápido y aprender de Fali fue un lujo, gracias por compartir.

Ya casi estábamos ahí, un último empujón y sería nuestra la carrera, en la meta me esperaba “Mi princesa Alicia”  para entrar a mi lado. Corrí más rápido para llegar a ella, besarla y abrazarla, sentir que todo llegaba a su final y que el sabor de mi boca seguí siendo dulce… 70 kilómetros donde había disfrutado, echaba tanto de menos esa sensación.

Últimos metros, miré al cielo y mis ojos encontraron en el arco de meta caras conocidas, mis niñ@s del curso. Gracias por creer en lo que hago, gracias Jesús por tu mirada de respeto, Gracias Inés por cuidarme aún sin tú saberlo, Gracias José Ángel por entregarme tus llaves que me acompañaron recordándome que existen los verdaderos héroes.

Sentí que no corría sino que volaba con dos personas maravillosas, y por fín crucé el arco, donde todos nos abrazamos y sobraban las palabras porque nuestras miradas hablaban… Me refugié en los brazos de alguien que me vió nacer, mi tía, la cual me hizo dos grandes regalos, la voz de mi madre al teléfono, donde una vez más podía decirle: Madre, lo conseguí y un beso cálido, lleno de ternura que me hizo regresar a mi infancia. Sentí en esos momentos que necesitaba ser cuidada..

IMG-20141005-WA0012

La meta estaba colmada de grandes sorpresas, me esperaba una amiga con lágrimas en los ojos, una sonrisa que traspasaba fronteras,  por primera vez ella estaba físicamente presente en una meta. Gracias Maria José por quererme de esa manera.

Cuando termina una carrera y va pasando el tiempo es verdaderamente cuando asimilas y recuerdas mejor los motivos por los que haces estas cosas e incluso el porqué se aguantan en muchas situaciones. Yo me doy cuenta que mi motor sois vosotr@s, los héroes como decía al principio que lucha por sus sueños, por vivir, que plantan la bandera del no conformismo.

Gracias a Vero por empujarme a seguir, a  Alvaro Cuadrado por hacerme niebla, a mis compañeros de aventuras, al Club Los Jartibles y Los Pretorianos y gracias a los que hacéis de cada día un mundo mejor.

 

 

sonia_rodilla

Ruge en mí… es mi camino

Enfado,frustración, agobio, sentimientos contradictorios y preguntas que no salían de mi corazón, en realidad sino de mi mente ¿Qué hago aquí? ¿Hasta dónde debo seguir y por qué? Buscar motivos y a penas encontrarlos, sentir que flaqueas y volver a renacer… En esto se resume una carrera que me desgató mucho en todos los sentidos. He librado muchas batallas pero las más difíciles son aquellas que te provocan la mente. Este Trail aún tiene un sabor amargo en mi boca, sé que dentro de un tiempo podré apreciarlo aunque ahora me asqueé.

100_2370

Eran las 7 de la mañana cuando salimos bajo una manta de papelillos platas, luces de frontales y algunos aplausos de la organización. Una vez más, me acompañó mi gran amigo Santi y comenzamos con ritmo tranquilo, sabíamos que nos quedaba muchas horas por delante, y el terreno no era muy conocido para nosotros aunque un año atrás yo había estado en un raid de aventura con compañeros inolvidables.
Empezó la subida, avanzábamos con buen ritmo y con la cabeza muy fría, disfrutando de un paisaje inolvidable donde parecíamos estar por encima de las nubes. Recordé una frase que me escribió Miquel Capó que aprendimos en Sables “Somos la envidia del mundo, por estar donde queremos y hacer lo que nos gusta”. Era la sensación de plenitud, de libertad, de estar en una naturaleza salvaje donde nada la domina y a pesar de las tormentas, sol o nieve sigue indómita.

100_2377

Llegamos a un punto de control y a partir de ahí solo unos kilómetros más y tocaríamos el final de esa subida de más de 20 km para encauzar una bajada fuerte. Con zonas técnicas y había que ir con cuidado porque la montaña siempre te recuerda que nadie puede controlarla, y así fue, el cordón de mi zapatilla quedó enredado en una raíz de un árbol, provocando que me fuera al suelo y rajase la zapatilla. En ese momento sólo quería levantarme por temor a los posibles dolores que me podría provocar la caída. Me sentí incluso absurda por caerme, no vi la raíz que sobresalía y para colmo la zapatilla rota. ¡Dios que esto no me provoque una lesión! Retumbaba en mi cabeza .. metí de nuevo por dentro los dedos en la zapatilla y un montañero que pasaba por allí curó mis heridas junto con Santi y emprendimos la bajada hasta el siguiente avituallamiento que faltaba muchos kilómetros por llegar. No quería pararme temiendo al dolor aunque no dejaba de sangrar y era incomodo correr con las zapatillas rotas pero “nadie dijo que fuera fácil”.

IMG_20140907_114137
Llegamos al siguiente avituallamiento y a partir de ahí comenzó el calvario, y mermó nuestras fuerzas. Habían quitado en algunos puntos las balizas y estuvimos perdidos durante unos kilómetros que nos hizo dar vueltas con una calor exagerada y acabar fatigados y algo harto de estar en carrera. Pero recuerdo una imagen que en cierta medida me hizo seguir y no querer dejar de avanzar. Nos metimos a refrescarnos en el Jerte, y llenarnos de vida para recuperar aliento y motivación. Mientras me echaba agua, Santi me sonreía con una dulzura que sentí que nada haría que no terminásemos porque había sido capaz de colocar una sonrisa donde yo en ese momento no veía.
Seguimos por senderos, maleza y kilómetros de calor, acabamos cogiendo alguna fruta de los árboles y saboreando el dulce sabor de la vida. Reíamos al recordar cosas y otras porque no decirlo, enfadados porque nos habíamos perdido, no había suficiente avituallamiento, era la sensación de sentir que “esto ya no tenía sentido.”

100_2382
Por fin tercer avituallamiento, refresqué mis pies doloridos, cambié los calcetines, algo de fruta y emprender los últimos casi treinta kilómetros, de nuevo sin más avituallamientos y saber que el agua debíamos racionalizarla o beber como hice en varias ocasiones de los arroyos. Nos quedaba ya una subida fuerte y una bajada que nos hizo tambalear y flaquear las piernas.
Durante kilómetros interminables, mi cabeza me jugó malas pasadas, una lucha incesante con la frase ¿cuánto más tengo que soportar esto?, me aferraba a todo tipo de motivos y a veces sentía que las tormentas podía tapar el sol que siempre lidera mi vida, tenía ganas de llorar de agobio… era la primera vez que sentía que la prueba me estaba superando. Santi me recordó que nada podía con nosotros, y hablar me ayudó a calmarme y encontrar ese motivo que me hace dar cada paso…. Porque ruge en mí.
Última bajada, casi de noche y un pequeño frontal para iluminarnos a los dos, que no dejábamos de animarnos, “esto está hecho” “vamos” “cuidado, ya no hay prisas” y un paisaje casi apenas perceptible por la luz se ofrecía para nosotros. Un lugar bello para mí por dos razones preciosas, ahí había estado con una persona a la que quiero y me ha dado tantas momentos de dulzura y cuidado, mi amigo Pana y además en aquel lugar conocí a otra persona, que siempre apoya mis sueños y fue capaz de crearme un tema musical para que me acompañase al desierto “I Have a dream”, mi amigo Brother. Recordarlos me hizo emocionarme, es increíble como un lugar te transporta a situaciones vividas e incluso volver a sentirlas con más pasión.
Último salto y por fin, llegamos al pueblo, ya estaba conseguido, entraríamos en la meta y una vez más la batalla estaba ganada. Antes llamé a mi madre, últimamente lo hago siempre antes de terminar, necesito escuchar su voz y que me de alas para correr más rápido. Sé que me dirá: ¿Estás muy cansadita hija? ¿Tienes dolores? Y siempre le respondo “estoy bien madre” y al colgar lloro, y ya no me duele nada, ni existen demonios, ni avituallamientos, no existe nada… solo el viento en la cara.
Ahora que ha pasado unos días, y me siento tranquila frente al ordenador me alegro de haber vencido a esos demonios que dominaron a muchos, que peleé hasta el último kilómetro y que quizás en algún momento volveré a saborear el dulce sabor de la victoria porque no opté por el camino fácil, sino por el difícil, aquel que te recuerda que estás viva porque sientes y creas tus propios pasos.
Una meta más alcanzada que Santi me ayudó a conseguirla “gracias” , un viaje rodeada de amigos que me hacen vibrar, un beso de buenas noches con sabor a desierto… una frase de mi compañero de viaje “sé niebla”

100_2392 (2)

100_2335

Corredor Solidario Dos Bahías… 24 horas

¿Cómo se siente un enfermo de cáncer? No lo sé
¿Qué pensamientos tiene? No lo sé
¿Qué dolores padece? No lo sé
¿Cómo puede ser ayudado? Sí lo sé.

Recibí un mensaje de una mujer maravillosa Cristina, donde me invitaba a correr junto a ella y su gran equipo Humaniza Team, 24 horas para recaudar fondos para una sede humanitaria en Puerto Real contra el cáncer. Accedí a estar con ellos, casi todos son hermanos del desierto y eso sin darte cuenta te une. Era un proyecto precioso pero nunca pensé que fuera a darme una lección tan importante en mi vida.

Llegó el gran día, preparativos y a la caravana de Tito Gerardo, si me permitís diré que es una de las mejores personas que conozco porque su bondad no tiene límites. Así que nos dirigimos hasta Los Barrios para unirnos con el resto de compañeros, entre kilómetro y kilómetros de carretera, reventón en la rueda pero eso no borró nuestra sonrisa y ganas de llegar.

100_2268
Reencontrarme con Cris y compañeros fue precioso, bajo un cielo de estrellas que nos hacía recordar las noches de Sables, los entrenamientos nocturnos y a veces la nostalgia nos invadía. Pasaban los kilómetros y hablábamos de todas nuestras aventuras, de nuestros sentimientos y cada minuto encontraba un motivo más del porqué tenía que estar ahí, como ver a Manolo “Tempranillo”, un adolescente de 15 años que ha sufrido ya Quimioterapias, dolores en su cuerpo y cada día lucha por demostrar que la enfermedad no puede con él. En la noche estuvo presente y os puedo asegurar que a mí me colocó en mi sitio y me dio fuerza para seguir. El terreno por donde transitábamos era a veces complicado, y las piedras y la maleza se clavaban. Jamás lo oí quejarse, se calló en alguna ocasión y se levantó y continuó. Su padre con una sonrisa preciosa lo llevaba de la mano… me ahogan las lágrimas en la garganta mientras escribo. Ver un padre con esa fuerza luchar junto a su hijo, darle la valentía necesaria para afrontar la vida y cumplir sueños, te hace descubrir la fortaleza del ser humano y cómo podemos sembrar esperanza en la vida de las personas que nos rodean.

100_2275

Llegó por fin el amanecer, y el café que tomamos y ese frescor de la mañana nos quitaba el sueño. Seguimos nuestro camino, y compartiendo nuestras vidas… A veces se apoderaba el silencio y otras el cansancio pero la clave era avanzar.

100_2298

El calor llegó pronto y menguaba las fuerzas, era sinceramente en algunos momentos insoportables, no había sombra y el agua rápidamente se calentaba. Pensé en algunas ocasiones que estaba en la etapa larga de Sables y me repetía, si pudiste con eso puedes con todo. Ver la caravana en los puntos de avituallamiento me daba ese impulso para continuar, grande el equipo de asistencia, grande mis compañeros que me daban la oportunidad de estar ahí

100_2305

Avanzaba la tarde, y junto a Cristina y Gerardo llegaba casi al final después de horas bajo un sol abrasador, pero nos llegó un regalo maravilloso, la compañía de Manolo Olmo, gracias porque fuiste lluvia para calmar nuestro calor.

Tocaba correr a tope los últimos kilómetros donde nos reencontraríamos con más compañeros y juntos llegaríamos a Puerto Real, escoltados por la caravana que durante 24 horas nos había asistido y la policía local, últimos kilómetros de charla con personas admirables, pensar en posibles acciones juntos y apurar ese tiempo a su lado.

Llegamos al pueblo, y ese momento jamás se me olvidará, nos esperaba un club de ciclismo de allí para llevarnos hasta meta y una familia con un niño precioso. Podía ser un niño cualquiera pero no, era Domingo compañero de Manolo Tempranillo de batalla. Abrazos, besos y miradas de complicidad, sufrimiento, dolor, superación… Eso reinaba en aquellos momentos. Y junto a esos dos valientes y Pablo (hijo de Ángel) un navegante aventurero,  emprendimos la carrera hasta la meta.

Corríamos detrás de ellos, porque eran los verdaderos protagonistas, al verlos pensé cómo le explicas a un niño que le ha tocado una enfermedad de ese tipo, cómo le enseñas a pelear contra ella, cómo le dices que el dolor le hará más fuerte, cómo explicarle que debe continuar cada día, cómo decirle que a pesar de todo la vida es sencillamente maravillosa… pues no sé como se explica, pero sí comprendí que esos niños llevaban detrás de ellos una familia preciosa que quizás no tuvieron que darle tantos detalles y sí enseñarles a luchar por ellos cada día, para comprender el sentido de la vida.  Sentí que era una privilegiada  por estar sana, entendí que el ser humano puede crear grandes cosas cuando se unen, que mirar a otro lado no aporta nada y la vida hay que encararla. Recordé que no somos nadie por correr más kilómetros sino por nuestras acciones, y me bañé de emociones intensas, esas que nacen en la boca del estómago y te tambalean para mucho tiempo.

Estas 24 horas han sido una experiencia que me ha tocado en lo más profundo de mí, quizás porque por primera vez ví de cerca una realidad fea pero los niños le dieron un color diferente, haciéndola de un tono más pastel.

Me emociono al recordar a mis compañeros del equipo HUMANIZA TEAM: Ángel, Manolo, Manolo Tempranillo, Cristina, Jose, Juan, Caiman , Caiwoman, Paco, Gerardo, Trini, Benjamín, Chino, Picadrilo, Piescu, etc… y no puedo dejar de darles las gracias por contar conmigo para esta causa, por compartir tantas cosas… gracias por vuestro arropo y aquí estaré para la próxima estación donde queráis que comencemos una nueva historia, con personas como vosotr@s el mundo puede cambiar.
100_2337

100_2109

Camino de Santiago, la metáfora de la vida

Vivir de emociones intensas,latidos que se escuchan en diferentes lugares,pasos que levantan el polvo del camino… así comienza mi historia del Camino de Santiago.
No puedo recordar en que momento exacto decidí hacerlo pero sí que lo tenía claro, que necesitaba volver a retarme una vez más, apartar las dudas de mi vida y estar en la naturaleza donde libero mi pequeña cajita del perdón, del olvido, de la nostalgia, del miedo, de la alegría…
Más

sportograf-48039747_lowres (2)

¿En qué piensas cuando corres?

¿En qué piensas cuando corres tantas horas? Pregunta que me repiten hasta la saciedad cuando explico mi pasión. Nunca me había sentado a expresar lo que pienso quizás porque de una manera egoísta lo guardaba para mí, ahora estoy en un momento de vida que comprendo mejor el sentido de compartir y quise expresarlos con palabras, aunque si me lo permitís hay cosas que son inexplicables, se sienten o no y es que depende tanto de la persona…
Más

AC314171

Limpiar heridas, sacudirme el polvo y reflexionar…

“Un guerrero de la luz respeta la principal enseñanza de I Ching: “La perseverancia es favorable”.
Él sabe que la perseverancia no tiene nada que ver con la insistencia. Existen épocas en la que los combates se prologan más allá de lo necesario, agotando sus fuerzas y debilitando su entusiasmo.
En estos momentos, el guerrero reflexiona: “Una guerra prolongada termina también destruyendo la victoria”.Entonces retira sus fuerzas del campo de batalla y se concede una tregua. Persevera en su voluntad pero sabe esperar el mejor momento para un nuevo ataque.
Un guerrero siempre retorna a la lucha. Pero nunca lo hace por obstinación, sino porque nota el cambio en el tiempo”
. Manual del Guerrero de la Luz, Paulo Cohelo

Más

conferencia

Pasión por emprender

“Cuando emprendes pareces un loco pero si persistes te conviertes en un líder”

Queríamos transmitir un mensaje de una forma diferente, queríamos romper una lanza en pro de valientes, de los que confían en sus sueños, en sus ideas, y luchan por ellas, trabajan, arriesgas, fracasan, se levantan y siguen luchando.

Más

sportograf-48030223_lowres

La Transvulcania ” Un instante más de vida”

¿Vencer o dejarte vencer? ¿ Sonreír o simplemente llorar? ¿Mirar al frente o agachar la cabeza? En la vida siempre tenemos dos opciones, ese momento donde eliges como quieres afrontar el camino, y en función de ello marcarás tus propios pasos. Con esta reflexión comienzo mi crónica de La Transvulcania, porque una vez más volví a ver mi vida reflejada en una prueba, y recordé que era una guerrera de mis  sueños.

Más